Entregar casas a las personas sin hogar

Recientemente, la caridad en general está experimentando grandes cambios. Y eso es bueno. Los viejos guiones ya no funcionan, las personas ya no son tocadas por el "enganche" en la foto y no se suben a la billetera para ayudar.

¿Para qué sirve? Usted pregunta. Y por el hecho de que, finalmente, este tipo de actividad puede, como cualquier otra, descomponerse "en las estanterías", desarrollar soluciones estructurales y alcanzar un nuevo nivel de comunicación: Hombre-Negocios-ONG-Necesitados.

Una encuesta superficial de ejecutivos de pequeñas empresas llevó a una respuesta inequívoca. En esta cadena, todavía no hay ninguno de ellos. Bueno, la verdad es que esta cadena apenas se da, pocos “jefecillos” aparecen en escena par que se inicie. Y quien lo hace, lo hace para ahorrarse unos cuantos euros de impuesto, no lo hace porque quiera, lo hace por aumentar sus fondos, y así de paso aumento algo la de las asociaciones benéficas.

¿Por qué no lo ve? Los hombres de negocios tienen muchos problemas. Pagar impuestos, pagar salarios, alquileres, SMM, contratos y toda la masa de todo lo que cuelga sobre ellos, como una espada de Damocles.

E imagínese, una pintura al óleo: al final del trimestre, de alguna manera hicieron débitos con créditos, parecía que habían eliminado a los proveedores, podían tener suerte y el euro en sí podía tener suerte de por vida y luego ¡bang!

Una persona viene a una asociación benéfica. Y nos dice: a nosotros nos hace falta un poco de dinero para sobrevivir, y como ustedes son buenos… Cómo que soy bueno. Yo no sé qué pasará en el futuro y cuán de difícil es sobrevivir hasta fin de año. Tal es el panorama real, caballeros

15412

Por supuesto, no será posible realizar una reestructuración inmediata de una manera diferente, pero debe comenzar a avanzar hacia el apoyo, la formación y el acompañamiento. Y huye de la cola que quiere trasplantar a su "mono" en los hombros de otros.

No hay dinero: vamos a trabajar, no sabemos cómo, vamos a estudiar, tenemos limitaciones, vamos a buscar ayuda, inventamos los programas de un “mundo de la igualdad de oportunidades”. Incluso en el caso de operaciones serias o tratamientos costosos, donde realmente no hay recursos monetarios, siempre queda claro dónde mamá "bate el aceite" y dónde "cuelgan las piernas".

Y aquí, también, puedes ayudar: enseñar, incitar, dirigir.

Y sí, también, amigos de las ONGs de todo el mundo, finalmente seamos amigos de "casas". No hay competidores aquí, los recursos son ilimitados. Y bailar con panderetas ya no toca los corazones ni las cuentas bancarias. Y si todos nos sentamos en la gran mesa de negociaciones, identificamos dónde hay problemas y qué tipo de apoyo necesitamos de las personas del estado, entonces la vida será "más divertida". Y los pequeños "ayudantes" no serán enterrados en la pista de tanques, que son dejados por las grandes ONGs "barrigones".

Cómo en la infancia ¿¡Paz al mundo !?)